lunes, 4 de marzo de 2019

Harina de uva: ¿para qué sirve? ¡Descubre los beneficios de este súper alimento!


Utilizada de las formas más diversas en la cocina, la uva también puede proveernos una versión de "harina" para nuestra alimentación. Conoce más sobre este proceso.

¿Has oído hablar de la harina de uva? Entre las novedades e innovaciones para una alimentación sana, destacamos la harina de uva, una preparación natural hecha a partir de la fruta y que conserva todos los nutrientes de ese pequeño alimento, tan utilizado en la cocina mundial.

La uva ya es conocida por sus increíbles beneficios para la salud, entre ellos su gran cantidad de vitaminas y minerales que actúan por un organismo sano y nutrido. Con la harina de la fruta, no sería diferente, ella es extremadamente versátil, fuente de proteínas y fibra, sin la adición de gluten, además de contener sustancias como las antocianidinas, antocianinas y resveratrol, que tienen una acción eficaz contra las enfermedades cardiovasculares:

La harina de uva es rica en polifenoles que son importantes en la lucha contra el estrés oxidativo y la inflamación. Ayuda a prevenir el cáncer y el envejecimiento de las células por ser antioxidante y a luchar contra los radicales libres. Se produce a partir de las cáscaras y semillas de las uvas utilizadas para la producción de jugo concentrado. Según un estudio científico, también se ha confirmado su beneficio para los pacientes sometidos a hemodiálisis.

4 beneficios de la harina de uva


  1. Contribuye a una piel sana: al ser rica en antioxidantes, el consumo regular de harina de uva puede ayudar a mantener su piel sana y bonita. En la lucha contra los radicales libres, la estructura celular de la piel mejora significativamente, previniendo las enfermedades de la piel que pueden aparecer con una exposición excesiva al sol, por ejemplo.
  2. Reduce los niveles de colesterol: la cantidad de flavonoides encontrado en la harina de uva ayuda a controlar los niveles de colesterol, disminuyendo el LDL, llamado colesterol " malo "y aumentando el" bueno", el HDL, lo que le permite actuar también en beneficio de la salud cardiovascular.
  3. Proporciona energía: para los que realizan actividades físicas regulares, la harina de uva, al ser rica en carbohidratos, ayuda a aumentar los niveles de energía de nuestro organismo, aumentando la disposición a afrontar las prácticas e incluso otras actividades cotidianas. La harina puede utilizarse en un previo al entrenamiento o como un alimento posterior.
  4. Previene la diabetes: con poca fructosa en su composición, la harina de uva puede ser una buena opción para quienes desean controlar los índices de glucosa en la sangre. Al tener una absorción lenta y gradativa, la harina de uva evita un pico de insulina, ayudando a controlar la diabetes.